Procesos LAVADO de Ropa para combatir el COVID-19

Este articulo está basado en el artículo publicado por la revista especializada LCNI Dealing With the New Coronavirus que a su vez refleja protocolos de las normas HSG (95)18 y el estándar europeo EN14065, y las recomendaciones de los institutos Robert Koch y Hohenstein.

Si el sector de lavado industrial de prendas de vestir reacciona y activa los protocolos sugeridos en el siguiente documento, es muy probable que podamos contribuir de forma directa a controlar la propagación de la pandemia del COVID-19.

 Sabemos que el virus va a estar presente todavía por un buen tiempo, y por tanto, se deben incrementar los cuidados y protocolos en el proceso de lavado de ropa y lencería, esto es de suma importancia, porque estudios realizados han establecido que el virus permanece activo en las superficies y el aire por un tiempo prolongado. Esto nos permite concluir que la higienización y desinfección de superficies tomará un papel fundamental en el control de la propagación de esta y otras epidemias que podrían llegar en el futuro.

 El desafío es que los usuarios finales, puedan confiar en que los uniformes que usarán, o el tendido de cama de un hotel, no solo luce limpio y sin manchas, sino que tenga certeza de que en la lavandería se ha hecho un correcto proceso de desinfección.

Descargar Documento

 El lavado industrial de ropa está dentro de uno de los focos principales donde el virus puede permanecer, este proceso se divide principalmente en  cuatro categorías, que son:

 

Recurso 18Lencería y Uniformes para el sector Salud: El caso es aún mas grave en los hospitales, donde los pacientes tienen un sistema inmune más vulnerable a contagiarse de una infección. Algunas especies de virus y bacterias se han vuelto resistentes a los antibióticos, como por ejemplo MRSA y VRE. Esto hace que el proceso de lavado en los hospitales se vea obligado a utilizar las mejores prácticas y estándares de calidad.

 

Recurso 17Uniformes para el sector de procesamiento de alimentos, restaurantes y catering: La bioseguridad e inocuidad, y el análisis de los riesgos que representa la biocontaminación en el sector alimentos, ha cobrado gran importancia debido a los volúmenes de alimento que se producen en un solo sitio y la exposición que puede representar para los consumidores la contaminación del proceso productivo y de preparación, lo que se podría materializar en una gran crisis reputacional para la empresa.

 

Recurso 14Lencería para Hoteles:  Con el aumento de la movilidad de la población global como consecuencia del turismo y los negocios, el riesgo de contraer enfermedades infecto contagiosas como H1N1, Ebola y COVID-19,  ha aumentado considerablemente y ahora no se limita solo a hospitales sino también al sector de la hotelería. Los huéspedes, principal activo de los hoteles, no pueden ser arriesgados a contraer un problema de salud en la habitación como causa de un proceso deficiente de lavandería, en nuestro mundo cada vez más interconectado, un caso de estos representa un riesgo de crisis reputacional para una marca.

 

Recurso 15Lencería y Ropa para el cuidado asistencial de personas: El número de personas mayores seguirá en ascenso por los próximos 50 años y será la mayoría de la población para ese momento, es muy importante tener en cuenta los requisitos especiales en el cuidado de la ropa para estas personas que tienen pieles más delicadas y pasan mucho más tiempo acostadas, un buen proceso garantizará que no haya químicos producto del lavado incrustados en las prendas que entren en contacto con la piel y puedan generar lesiones a los usuarios.

El objetivo principal del lavado de ropa desde el punto de vista de la desinfección es eliminar virus y bacterias por debajo de una razón de 5Log10 de acuerdo con la Normativa de la UE 14065, otros parámetros establecidos por el instituto Hohenstein, se pueden observar en el siguiente cuadro, esto significa en otras palabras, que una prenda sucia que en promedio la proporción de microorganismos presentes  pase de 10.000.000  a no mas de 100 por centímetro cuadrado, esto no es estéril, como se requiere en el caso de una cirugía, pero es seguro para entrar en contacto con una persona sin riesgo de contaminación.

Recurso 13

Para alcanzar estos niveles deseados de descontaminación de los textiles tenemos como herramientas dentro del ciclo de lavado: la acción mecánica, la temperatura y los productos químicos. Será muy importante que los programas sean usados con los tiempos adecuados de lavado, con lavados principales más largos, de entre 10 y 15 minutos, y de ser posible con alta temperatura. En caso que no tengamos la opción de aumentar la temperatura del agua, las siguientes son las recomendaciones con respecto a los químicos a usar:

Tradicionalmente la oxidación ha sido el medio principal de desinfección química, bien usando hipoclorito de sodio en el primer enjuague o peróxido de hidrógeno en el lavado principal, con muchos mejores resultados de éste último; hoy en día se le ha dado paso al ácido peracético como desinfectante con mejor efectividad porque en el caso de los virus, en este caso los radicales ácidos tienen la capacidad de degradar el virus una vez su membrana  lípida se ha roto por el efecto del detergente. Es importante contactar a su proveedor de productos químicos y preguntar cómo puede implementar procesos más seguros de lavado que garanticen una correcta desinfección, y sería una buena opción pensar en la posibilidad de implementar el uso de agua caliente o vapor en caso de que hoy no lo haga.

Una aproximación a los procesos que probablemente se deban implementar mientras sale una guía oficial o normatividad al respecto son:

  1. Tome medidas de inmediato, no espere a tener registro de casos sospechosos o síntomas para implementar protocolos de prevención. La implementación de estos protocolos de forma temprana le podrá ser útil a la hora de presentar a las autoridades su plan de contingencia y podrá volver a operar más rápidamente de forma segura.
  2. Procese toda su lencería bajo el máximo estándar de calidad y desinfección, para minimizar la dispersión no intencional del virus por personas que pueden estar infectadas sin saberlo.
  3. Los operarios que recogen la lencería en las instalaciones deben usar elementos de protección para evitar que el contacto con superficies contaminadas pueda contaminar a su vez la ropa.
  4. Los operarios de la la lavandería deberán usar mascara y si es posible una careta, no se debe permitir el consumo de ningún alimento o bebida dentro de las instalaciones de la lavandería, y los operarios deben lavarse las manos cada vez que salgan de la lavandería antes de entrar nuevamente.
  5. El proceso de clasificación de la lencería se convierte en un punto crítico del proceso, las personas que hacen dicha labor deberán usar todos los elementos de protección y evitar al máximo sacudir las prendas.
  6. Se debe implementar un proceso de limpieza de la superficie exterior de las lavadoras, secadoras y carros de transporte con un desinfectante aprobado para evitar re infección de textiles que ya han sido lavados y están limpios.
  7. Evitar cualquier tipo de visitas de personal externo a las lavanderías, todos los proveedores deben usar material de protección y cumplir con los protocolos de desinfección.
  8. Si la lencería ha permanecido almacenada por un tiempo debido al cierre de las instalaciones, es necesario lavarla bajo los nuevos procesos antes de ser usada de nuevo en las habitaciones

Agenda una cita con un experto en lavandería