CONSEJOS PARA CONVENCER A TU JEFE DE LA MÁQUINA QUE NECESITAS

Nada mejor que tener un lugar óptimo de trabajo, con todas las condiciones y herramientas necesarias para poder demostrar la mejor eficiencia en el cumplimiento de nuestras tareas diarias. Pero cuando algo en el panorama cambia y no nos permite continuar con el mejor desempeño, llega el momento de tomar decisiones.

Si últimamente has notado que las antiguas máquinas de lavandería en la que trabajas no están funcionando como antes, es momento de hablar y convencer a tu jefe de la máquina que necesitas. A continuación encontrarás algunos consejos y argumentos que te ayuden a lograr tu propósito:

CONSEJOS-PARA-CONVENCER-A-TU-JEFE-MANO-DE-OBRA.pngahorro en la mano de obra

¿Sabías que los costos laborales consumen el 50% del costo de tu lavandería? Imagina la cantidad de gastos que se ahorrarían si se pudiera reducir, incluso por 30 minutos diarios, las horas de trabajo necesarias para procesar la ropa.

Marcas como Speed Queen, UniMac e Ipso, cuenta con toda la tecnología para lograr este avance. Ahorrando tiempo en los ciclos de lavado y secado, y permitiéndonos programar el inicio de las labores del día siguiente de manera automática, gracias a sus innovadores modelos que además son amigables con el medio ambiente.


CONSEJOS-PARA-CONVENCER-A-TU-JEFE-AHORRO.pngahorro en costos de servicios públicos

Los costos de servicios públicos representan aproximadamente el 10% de los gastos de una lavandería. Al seleccionar equipos de lavandería con funciones más avanzadas y modernas, los costos de los servicios públicos pueden ser controlados. Si una instalación de lavandería típica procesa alrededor de 4000 ciclos al año, incluso pequeños ahorros por cada ciclo harán la diferencia.  

También podría interesarte: 4 claves para saber si es tiempo de cambiar tus equipos de lavandería.

 

CONSEJOS-PARA-CONVENCER-A-TU-JEFE-EQUIPOS.pngvalor real del producto

A menudo, el equipo de lavandería de precio más bajo termina por ser el más caro en términos de mantenimiento, rendimiento y facilidad de uso. No te dejes engañar por los proveedores que no le prestan atención a algunos componentes de las máquinas que podrían marcar la diferencia. Una manera de medir el valor de una lavadora es mirar qué componentes adicionales posee. Por ejemplo: el llenado controlado, la opción de reposo en las noches, la construcción en acero inoxidable o el dispensador de suministros químicos.

 

 

Ya estás listo para comparar tus equipos con los del mercado y contarle a tu jefe por qué vale la pena realizar esta nueva inversión.

Nuevo llamado a la acción