ABC DEL LAVADO INDUSTRIAL - PARTE 2 : QUIMICOS

En la parte 1 del ABC del lavado industrial hablamos acerca explicamos acerca del proceso de lavado. Ahora veamos cuáles son algunos de los productos químicos más usados en la industria:

1. Agua: El agua es el componente esencial del lavado, esta actúa dentro de la lavadora como agente solvente de los químicos agregados, adicionalmente tiene un increíble poder limpiador, es versátil y fácil de conseguir. Sin embargo el agua es un recurso natural muy valioso, y de su cuidado depende nuestra supervivencia. Por esto, la industria del lavado en general, cada día se preocupa más por usar menos litros de agua por cada kilo de ropa lavada.

2.Detergentes de ph neutro o alcalino: generalmente se usan en alta concentración en estado líquido.

3. Desengrasante: Es un producto fortificado con solventes que sirve para eliminar aceites, residuos de grasas animales, cosméticos y bronceadores.

4. Secuestrante: el secuestrante es útil para el lavado con aguas con alto contenido de minerales pesados, así como para prendas con presencia de sangre (la sangre es alta en hierro)

5. Enzimas: las enzimas son agentes capaces de romper las moléculas de proteína, de manera que ayudan a remover manchas orgánicas con mayor rapidez y a menor temperatura. Adicionalmente las enzimas son de mucha utilidad como coadyuvante del proceso de detergencia cuando el agua tiene alto contenido de hierro y calcio.

6. Blanqueadores Opticos: los abrillantadores son agentes fluorescentes que absorben la luz en la región ultravioleta y violeta. Permiten a través de una coloración levemente azul de las prendas, que estas se vean más blancas a primera vista, en comparación con prendas nuevas, estas se verán con un color azuloso o verdoso.

7. Blanqueador a base de Hipoclorito: es un blanqueador de bajo costo, su uso ha sido cuestionado en la industria por la agresividad del cloro con las fibras de algodón, y reactividad con algunas manchas y medicamentos. Asimismo el poder desinfectante del cloro ha sido reevaluado pues estudios han demostrado que se inactiva en el contacto prolongado con materia orgánica. Actua mejor en conjunto con alta temperatura, generalmente mayor a 60 grados.

8. Blanqueador a base de Peróxido de Hidrógeno:  mejor conocido como agua oxigenada, es un poderoso oxidante, que ha sido muy usado en la industria como reemplazo del cloro. Necesita de temperatura superior a 40 grados para ser efectivo.

9.Blanqueador a base de Ácido Peracético: para la producción de este compuesto se usa acido acético (vinagre), en combinación con peróxido de hidrógeno, el resultado es un poderoso blanqueador y desinfectante, amigable con el medio ambiente y que cada vez gana más uso dentro de la industria al ir reduciendo su costo.

10. Oxigeno Activo u Ozono:  es un gas azul, compuesto por 3 moléculas de oxigeno y es uno de los oxidantes más poderosos en la naturaleza. Este se produce de manera natural en las tormentas cuando hay descargas eléctricas. También se puede generar de manera artificial y diluirse en el agua, es una solución que en la correcta concentración tiene muy buen resultado, tanto de blanqueo como de desinfección, sin necesidad de calentar el agua. Hasta hoy la mayoría de reactores de ozono usados en lavanderías no tienen la potencia suficiente para abastecer las cantidades de agua demandadas en cada llenado, esto junto con la rápida destrucción de las moléculas, lo hacen una solución relativamente costosa, pues se debe usar en combinación con productos químicos. Es una alternativa que ha cogido fuerza y en la medida que el precio y eficiencia de los reactores disminuya, podría ser un camino interesante y muy amigable con el medio ambiente.

11. Suavizante: generalmente como materia prima viene en forma de pasta y al ser diluido en agua es una silicona que aromatiza, suaviza y elimina la estatica de las prendas que produce el cambio de ph y la acción mecánica en el lavado.

12. Neutralizante aditivo: Son agentes que ayudan a eliminar restos de alcalinidad presentes en las fibras de la tela lavada, devolviéndoles un ph neutro, lo que permite que las prendas vuelvan a ser usadas sin afectar el confort del usuario.

Otros factores que afectan el lavado son:

Dureza del agua: se considera dureza, la cantidad en partes por millón de hierro, calcio, manganeso y otros minerales, que están presente en el agua. A más dureza será más difícil lavar de manera efectiva pues los minerales precipitan los detergentes, impidiendo su acción efectiva.

Por regla general, el agua que contiene menos de 60 partes por millón de dureza, es considerada agua suave, y no requiere ser tratada; en cambio, el agua que contiene entre  60  y 180 partes por millón es considerada dura y deberá ser tratada como preparación para el lavado. El agua dura, dará como resultado prendas grises o amarillas y un alto consumo de productos químicos.

La temperatura: es uno de los factores mas revaluados del proceso, pues calentar el agua, sea con vapor o resistencia eléctrica, es un proceso costoso y que genera emisiones, por este motivo, la industria en general, ha buscado formas efectivas de lavar con agua fría. Sin embargo hasta hoy muchos de los procesos, especialmente el blanqueo y desinfección, siguen necesitando de temperatura pero en menor medida.

Anteriormente los lavados se hacían entre 70 y 90 grados centígrados, hoy en día hay procesos efectivos con agua a temperatura de 40 grados. Muchas empresas de productos químicos, reclaman que sus productos pueden lavarse sin altas temperatura, sin embargo esto requiere mayor dosificación de productos, por lo que tratar el agua residual será más costoso y la vida útil de las prendas es menor. El único beneficiado de lavar solo con agua fría se lo llevan las empresas que venden los químicos! es mejor usar un algo de temperatura y la correcta dosificación de productos químicos y tiempo de lavado. 

El tiempo de lavado y acción mecánica: La acción  mecánica es un factor clave en el proceso. En las lavadoras de carga frontal, ésta resulta de mover la canasta de la lavadora en sentido horario, detenerse y luego en sentido anti horario. Este movimiento, acompañado de las aspas de la lavadora, mueven la ropa hacia arriba, para luego dejarla caer y golpee contra el agua. Esto hace el mismo efecto que anteriormente se lograba golpeando la ropa con un mazo, o contra una piedra en el rio, haciendo que los jabones penetren las fibras, removiendo la suciedad de las prendas.

El tiempo durante el cual se efectúa la acción mecánica, en combinación con la temperatura del agua y los productos químicos añadidos, son los factores determinantes de un proceso de lavado exitoso.

 

New Call-to-action