¿Por qué el pago por ciclo ofrece el menor costo total de operación sin requerir inversión de capital?

Cada vez escuchamos más términos como renting, pago por uso, as a service, entre otros, y es que una tendencia a nivel mundial se ha consolidado: pagar por usar un bien en vez de comprarlo o financiarlo. Especialmente en bienes de capital, la gestión y mantenimiento de los activos es costosa y no se prevé al momento de la adquisición. Pagar por usar un bien es una alternativa que le  permite a las empresas enfocarse en su core business o en lo que saben hacer, enfocando estratégicamente el uso del capital.

Entender el pago por uso es mucho más sencillo de lo que parece:

Yo, como cliente, tengo una actividad dentro de la empresa que requiere renovar algunos activos que tienen un valor importante, por esto, se debe hacer una exploración de proveedores de estos bienes que ofrezcan equipos de muy buena calidad, marcas reconocidas y sobre todo que tenga un buen servicio posventa. Una vez encuentre las opciones de proveedores, me puedo apoyar en ellos para obtener una asesoría especializada en cuáles son las tecnologías disponibles que me permitirán operar el proceso de forma más eficiente, ahorrando costos directos en la operación. (ej. Tecnologías para el ahorro de agua o energía) siempre debemos tener en cuenta la importancia de que las nuevas tecnologías sean ambientalmente responsables.

Una vez he definido la solución tecnológica que se debe implementar en la empresa para hacer la renovación de esos activos, tengo tres opciones: comprar los activos con capital propio de la empresa, solicitar un crédito o leasing o hacer un renting (pago por uso).

Las dos primeras alternativas, de compra y financiación, eran las más usadas anteriormente y dependían de que se tenga la disponibilidad de los recursos económicos o el cupo de endeudamiento con el banco. Para la tercera opción, el renting, puedo consultar si alguno de los proveedores ofrece la alternativa de pago por uso, en ese caso no debo comprometer los recursos propios que he logrado ahorrar con lo que produce la empresa, ni usar el cupo de endeudamiento con un banco.

En el renting, el proveedor instalará, sin una inversión de capital, la solución deseada a cambio de un pago que dependerá directamente del uso: un caso muy conocido a nivel mundial, son las impresoras, donde el cliente no compra la impresora sino que paga por cada página impresa. Otro renting bastante conocido es el de los aviones, donde las aerolíneas rentan el uso de los aviones, (que las aerolíneas no sean dueñas de los aviones, es la muestra que casi cualquier solución tecnológica se puede disfrutar mediante el pago por uso); en el caso de equipos de Lavandería, serían kilos lavados.

Adicionalmente, como en el renting el activo sigue siendo del proveedor de los equipos, no debemos preocuparnos por gastos de mantenimiento o reparación, y asimismo dentro del contrato quedará pactado el plazo de renovación: es decir, después de cierto tiempo de uso, la maquinaria será renovada por tecnología vigente para seguir haciendo más eficiente su operación sin la necesidad de hacer nuevamente un proceso de evaluación de proveedores, gestión de compra y negociación, que es muy desgastante y en muchos casos no es fácil tomar la mejor decisión.

Otro factor que es importante explicar al respecto es contable y financieramente cuáles son las diferencias.

Compra: Cuando compro un activo lo voy depreciando en el tiempo y esa depreciación es un gasto proporcional de la inversión incial dividido en los diferentes periodos. Ej. Si compro en 2020 una maquina de 100 y la deprecio en 10 años, cada año puedo llevar 10 al gasto.

Leasing: por regla general cuando financiamos un bien de capital, se hace a través del contrato de Leasing, este es un contrato donde una entidad de financiamiento compra al proveedor los bienes de contado y se los financia al cliente a cambio de un interés mensual, al final del contrato el cliente puede ejercer una opción de compra sobre el activo. Desde el punto de vista contable, los intereses de los cánones mensuales se llevan al gasto, y la porción de amortización de capital se va llevando al activo. En el leasing, así el propietario del bien sea el banco, el cliente tiene toda la responsabilidad delegada de mantener el bien y debe pagar adicionalmente una prima de seguro sobre el activo, este es un costo que generalmente no se tiene en cuenta a la hora de tomar un leasing y en muchos casos es un valor extra importante.

Pago por uso: En este esquema el valor pagado por el servicio es totalmente variable dependiendo de la demanda, esto es una gran ventaja pues en periodos de baja ocupación del activo, el cliente paga menos o incluso en algunos casos, si no lo usa, no paga. Adicionalmente todos los gastos de seguro, mantenimiento y servicio del bien está a cargo del proveedor, esto permite tener la  confianza de que el más interesado en que el equipo funcione correctamente es el proveedor del bien como servicio. Desde el punto de vista contable, la factura mensual se puede llevar en su totalidad al gasto, lo que representa una eficiencia tributaria importante, pues la depreciación la estará llevando en el balance el proveedor del servicio. A diferencia del leasing en este contrato no es posible pactar un valor de adquisición del activo en el contrato, pues en esos casos se convierte en una venta a plazo y pierde la esencia del contrato.

En el siguiente cuadro hacemos una comparación desde el punto de vista financiero de las tres alternativas, basándonos en un a inversión de 100 millones de pesos, allí se puede evidenciar cómo la figura del renting se compara con las demás:

Concepto Cantidad As a Service Crédito Compra
Valor antes de IVA     $ 100.000.000 $ 100.000.000
Valor después de IVA 19%   $ 119.000.000 $ 119.000.000
Wacc EA       15,00%
DTF NATA     4,37%  
Spread     9,00%  
Tasa Mensual     1,14% 1,17%
Plazo   $60 $60 $60
Canon mensual   $3.550.000 $2.748.967 $2.772.495
Seguros por separado 0,23%   $273.700 $273.700
Mantenimiento y repuestos 0,25%   $250.000 $250.000
Total cánones   $213.000.000 $196.360.033 $197.771.715
Depreciación 120   $59.500.000 $59.500.000
Gasto Operacional   $213.000.000 $16.422.000 $16.422.000
Gasto por intereses     $45.938.033  
Total Gasto descontable   213.000.000 121.860.033 75.922.000
Beneficio Tributario 34% 72.420.000,00 41.432.411,25 25.813.480
Total costo real de bienes   140.580.000 154.927.622 171.958.235

Como ven, de esta forma se permite que el cliente pueda usar un activo sin preocuparse por el mantenimiento y depreciación de un bien a un precio muy razonable, a su vez el proveedor puede prestar un servicio con la maquinaria en renting dándole la mejor atención a su cliente, y una vez renueve los activos del cliente, capitaliza el valor residual al que vende el equipo usado.

Un punto final, no menos importante, es la telemetría o conectividad que tienen algunos equipos hoy en día. La posibilidad de conectar y gestionar vía internet la maquinaria, permite hacer un mantenimiento productivo, disminuir los tiempos de parada de los equipos, monitorear la productividad y mostrar los puntos de mejora.

  AS A SERVICE CRÉDITO COMPRA
REQUIERE INVERSIÓN NO SI SI
PAGA INTERESES NO SI NO
DEPRECIACIÓN NO SI SI
PROPIEDAD DEL BIEN NO SI SI
PAGO POR MANTENIMIENTO NO SI SI
AUMENTA EL ENDEUDAMIENTIO NO SI SI
REQUIERE PAGO DE SEGURO NO SI SI
COMO SE CONTABILIZA GASTO INTERESES AL GASTO Y AMORTIZACIÓN DE DEUDA VA AL ACTIVO DEPRECIACIÓN