LAVANDERÍAS COMPARTIDAS EN UNIDADES RESIDENCIALES

Cuando se va a tener por primera vez una lavandería autoservicio en un edificio las personas se hacen muchas preguntas como: ¿La debería administrar yo o un tercero? ¿Qué es mejor para la copropiedad? ¿Mejor compro o tercerizo?

Cuando una copropiedad o constructora toma la decisión de tener una lavandería compartida o comunal debe elegir entre compra de equipos o concesión del espacio a un tercero. 

En caso de no tener presupuesto para compra, la decisión es más sencilla, cuando se tiene presupuesto encontramos varias opciones:

  1. Compra equipos caseros
  2. Compra equipos industriales
  3. Concesión de espacio

Los cuales explicaremos a fondo a continuación:

La compra de equipos caseros tiene un costo menor, dependiendo del equipo puede ser entre un 70% y 150% menos que un equipo semi industrial. La vida útil varía de acuerdo al número de ciclos realizados y al buen uso que se le dé al equipo, el buen uso es difícil de controlar debido a que estará en una zona común del edificio y no todos los usuarios tendrán el mismo cuidado. 

No tienen un sistema de pago, así que esta responsabilidad de manejo de efectivo y vigilancia del espacio se agrega a oficios varios, portería o administración.

Se debe tener en cuenta el costo de mantenimientos preventivos, los cuales se deberían realizar mínimo una vez al año y mantenimientos correctivos con compra de repuestos los cuales se realizarán a partir del año 1 de acuerdo a la información que algunos de nuestros clientes nos han proporcionado. El pago de servicios públicos es asumido por la copropiedad, y en equipos de uso doméstico el gasto de agua puede aumentar hasta en 70%. El cobro que se haga al usuario por el uso de la misma debe tener clara la provisión para: mantenimientos, repuestos, servicios públicos y renovación de los equipos. Más información en este artículo: Lavadoras Caseras Vs Industriales.

La compra de equipos industriales tiene un alto costo inicial, pues son equipos hechos para tráfico pesado, por lo que el tiempo de garantía es mayor, reduciendo costos los primeros 3 años. Sin embargo el costo de mantenimientos preventivos y correctivos sigue siendo un gasto para la copropiedad. El pago de servicios públicos disminuye debido al ahorro en agua de las máquinas y el control obtenido al utilizar un sistema de pago, donde nadie pueda lavar sin pagar. El cobro debe tener en cuenta los mismos costos de la compra de un equipo casero: mantenimientos, repuestos, servicios públicos y renovación de los equipos.

Es importante tener en cuenta que cualquier costo (repuestos, mantenimientos y servicios públicos) en el que se deba incurrir por la lavandería, será asumido por toda la copropiedad, y si algún propietario no está de acuerdo o no utiliza este espacio se pueden presentar problemas para mantener la lavandería funcionando.

La concesión de un espacio a un tercero, es fácil de explicar, el tercero asume todos los gastos: servicios públicos, mantenimientos, repuestos y renovación de los equipos, logrando que este espacio solo genere un costo a quien lo utiliza y cero para la copropiedad o constructora. Dependiendo del proveedor tendrás diferentes opciones de sistema de pago - puede encontrar en este artículo la comparación de los mismo para tomar una excelente decisión -  y un precio al usuario final donde lo ideal es que siempre sea más económico que lavar en casa, - Ver artículo ¿Cuanto cuesta lavar un Kilo de ropa? -, en sitios que presten el servicio de lavado por libras, o alquiler de lavadora.

En conclusión, para tomar esta decisión se debe analizar cómo funciona en cada copropiedad, cómo controlar los gastos, y si se logra generar alguna ganancia sin castigar al usuario final quien en realidad es el que percibirá o no un beneficio.

Siempre podremos asesorarte para revisar la mejor decisión.

video lavanderías compartidas